Dejar Ser / Let it be

Dejar ser

Muchas veces me he sentido responsable de la felicidad de los demás.

Lo asumo como normal, de alguna manera me han enseñado desde niña a proteger y a cuidar lo mío.

Desde un punto de vista cómodo y poco realista, me gustaría que todo y todos aquellos que para mí son importantes viviesen cubiertos por un manto mágico que les brindase protección, que nada ni nadie pudiese interferir en su dicha.

Pero me doy cuenta de que esa es la forma fácil, plana, sin sobresaltos, sin pasión, sin aprendizaje, en definitiva, vacía de todo lo que poco a poco hace que nos convirtamos en personas.

Descubro gran parte de ego en la reacción de control. Durante mucho tiempo he creído que lo que me produce felicidad y bienestar a mí, le tiene que producir felicidad y bienestar también a los demás. Y de ahí mi empeño en tratar de dirigir y aconsejar a la gente que de mí depende o sobre la que tengo una cierta influencia.

Y tengo que reconocer que soltar, dejar ir y dejar ser, me resulta un ejercicio doloroso.

Por una parte, cuando doy libertad a otra persona, me expongo a deshacerme de un pedazo de mí, pues ya no voy a verme reflejada en el otro si éste decide descartar en su persona esa cualidad o característica mía.

Por otra parte, recibo una lección de humildad. Las elecciones de otros son tan válidas como las mías.

Desde hace tiempo, procuro tener los ojos bien abiertos (y el orgullo en baja guardia) para observar las infinitas opciones que otras personas me muestran y de las que siempre puedo aprender.

Hoy he vivido una experiencia significativa en este sentido.

Después de una conversación con mi hermana pequeña (por skype, que todo lo acerca), me he dado cuenta de que a pesar de mi empeño en seguir protegiéndola, ella vuela sola y cada vez lo hace más alto. Al terminar la conexión online con ella he sentido un leve tirón. La lazada que nos mantenía unidas se ha deshecho.

Mi primera reacción, la del ego, ha sido de pesar, al pensar que a partir de ahora no me necesita. Pero la segunda, más cabal y placentera, ha sido y es de gratitud. Ahora puedo decir que nos encontramos en el mismo viaje y como colaboradoras, podemos llegar más lejos. Y nos necesitamos la una a la otra, pero de otra manera.

Experimento prácticamente a diario situaciones en las que no me queda más remedio que dejar ser. Me sucede con mis hijos. Cuando soy capaz de deshacerme de la piel de madre y de mujer de cuarenta y dos años y los miro con ojos nuevos, recibo de ellos lecciones magistrales.

Y esto es aplicable no solo a los niños, sino a todos los seres que nos rodean. Tenemos una gran escuela a nuestro alrededor de la que podemos aprender a diario. Solo nos hace falta abrir bien los ojos, sin prejuicios ni verdades preestablecidas.

Os invito a practicarlo, todo un mundo de posibilidades se abrirá ante vosotros.

PARA SUSCRIBIRTE A http://www.welcomeemotions.net Y RECIBIR NOTIFICACIONES DE POSTS UTILIZA EL SIGUIENTE LINK Suscríbete


 

Many times, I have felt keeping the ownership of my loved one’s happiness. I have usually accepted as normal since I have been taught as a child to take care and protect whatever belongs to me.

From an unrealistic perspective based in comfort, I would love people and things that matter to me to be covered under a magic mantle that protect and keep them safe.

But I realize that this would be the smooth and easy way of experiencing life. Without passion, without learning, definitively empty of all that we need to bit by bit become human beings.

I find plenty of ego involved in actions promoted by control patterns. For long, I have believed that whatever comforts and makes me happy has to cause the same effect on others. Therefore, I have been trying to direct and give advice to the people that depends on or is somehow influenced by me.

And I have to admit, that to release, to let it be is a painful exercise.

When I give freedom to a person, I am potencially giving a part of myself . I may not be reflected in the other person wether she or he decides not to acknowledge this part of me. It is all about humbleness. Other people’s choices are as suitable as mine.

Now I am trying to keep my eyes wide opened and pride in “low mode” so I can be aware of the infinite potential that people own.

Today, I had a meaningful experience.

After a conversation with my youngest sister (Skype is a powerful tool), I have concluded that I don’t need to protect her anymore. She has her own wings and she flies high. When disconnecting the call, I felt a light pull. The bow between us has been disentangled.

My first reaction, directed by ego, has brought me pain. My little sister did not need me anymore. But the following one, sensible and delightful, has brought gratitude.

Now, we are partners in the same journey. Together, we can go further. We still need each other, but in another level.

I often live situations that drive me to let it be. My children create them every day.

Whenever I manage to remove my skin of mother and of a forty two years old women, I look at my children with new eyes and get master teachings from them.

This may be applicable not only to children but to every single person around us.

There is an amazing school of life outside. We only have to keep our eyes wide opened. No prejudices or long time pre-established truths.

I invite you to experience life opened to infinite possibilities . It is pure blessing.

TO SUBSCRIBE TO http://www.welcomeemotions.net AND RECEIVE UPDATES ABOUT POSTS PLEASE VISIT Subscribe

Anuncios

Quien soy/All about me

Quien soy yo

Hace algunos años, una persona extraordinaria a la que yo estimo mucho me preguntó: Y tú Roseta, ¿quién eres?

Yo le respondí; yo… soy Roseta, madre de tres niños, esposa de Javier, contable de la Oficina Comercial Española en Dubai…

Entonces ella me interrumpió y me dijo; sí, sí, pero no te he preguntado tu estado civil ni en qué trabajas sino…¿quién eres tú?

Fue en aquel momento cuando me di cuenta de que me había perdido. No sabía quien era. Me encontraba a años luz de mi esencia. Como bien dice una buena amiga, me había salido de mi eje.

Así las cosas, decidí embarcarme en una labor de búsqueda. La búsqueda más compleja a la que nunca me he enfrentado. Y la más apasionante también. Tuve que demoler el edificio que había construido desde fuera para empezar a levantar uno nuevo, muy lentamente, con mucho mimo y paciencia y siempre desde dentro.

Aún me encuentro lejos de encontrar “la respuesta” concreta a la pregunta que me precipitó a comenzar el viaje a mi interior. Quizás no la encuentre nunca como tal, puesto que a medida que yo me acerco a ella, la respuesta se transforma. Pero el camino que recorro para acortar la distancia entre las dos, es puro deleite. Lleno de sorpresas y sobre todo de gente maravillosa.

Por si se da el caso de que has llegado hasta aquí leyendo y te da la sensación de que sigues sin saber nada de mí, me describiré de una forma un poco menos poética;

Soy Roseta y dedico la mayoría de mi tiempo a mi faceta de madre de familia y esposa. Me encanta y me vuelve loca a la vez.

Vivo expatriada de mi país de origen, España, desde hace quince años. Desde hace dos, vivo en Singapur.

Una de las cosas que más pueden iluminar mi rostro es la mención a un viaje. Me apasiona viajar, conocer nuevas culturas y lugares, y reconocer los que tienen un significado para mi.

Adoro la naturaleza y sobre todo la montaña. Me escapo a disfrutarla cada vez que puedo y mi energía la obtengo de ella y de mis seres queridos.

Me da mucha paz rezar, meditar y compartir mis preocupaciones y desvelos.

Mi gran sueño es construir y poner en funcionamiento un hogar en África en el que podamos dar cobijo y educar a niños que lo necesitan. Y lo comparto porque sé que así se hace más real.

Ah, Y ¡me encanta escribir!

Ojalá esta información te haya aclarado un poco más quien soy.

Y tú, ¿ quién eres? Me encantaría saberlo…

 

* indicates required
Email Address *

View previous campaigns.

 

————————–

A few years ago, one of the angels that I have been lucky enough to meet, asked me the following question; Who are you Roseta?

I answered; I am Roseta, mother of three, married to Javier, accountant at the Spanish Commercial Office in Dubai…

She interrupted me and said; all right, all right, but I didn’t ask you your civil status or where you do work but Who you are…

It was in that very moment that I realized that I was lost. I didn’t know who I was. I was miles away from my essence. As a good friend of mine says, I had messed it up.

So, I started a long trip to my inner self. This trip being the most complicated that I have ever travelled and the most fascinating as well. I had to demolish the building that I had built from the outside so as to start raising a new one, patiently, slowly and always from the inside.

I am still far away from finding “the answer” to the question that pushed me to start my introspection. I might never find it since it changes, as I get closer to it. But the road that I am driving is pure delight. It is packed with surprises and amazing people.

Just in case you have read up on this line and feel that you still don’t know anything about me, I will describe myself in a less poetic style;

I am Roseta and I spend most of my time taking care of my family. I love it and it drives me crazy at the same time.

I am expatriated from Spain since fifteen years ago. I live in Singapore since two years ago.

Something that really makes me feel alive is travelling. I am passionate about visiting new places and exploring new cultures. I love to re-visit the scenarios that mean something to me.

I adore nature and mountains. I enjoy them whenever I can and I get my energy from them and from my loved ones.

I feel at peace praying, meditating and sharing my worries and fears.

My long-term dream is to build and run a home for disadvantaged children in Africa. A place where they can live and receive an education. And I love to share my dream since it becomes realer.

And of course, I love writing!

I hope this information gives you a better picture of myself.

 

And…Who are you? I would love to know!

 

 

* indicates required
Email Address *

View previous campaigns.